Seleccionar página

Reciclar tarros de vidrio y darles una nueva vida es muy fácil y divertido. Existen multitud de nuevos usos que se le pueden dar a los tarros de vidrio usados de mermeladas, miel, salsas, conservas o yogures y, con ello, estaremos poniendo en práctica las tres ‘R’ de la sostenibilidad (reducir, reutilizar y reciclar). Reutilizando el vidrio que consumimos estaremos reduciendo nuestra huella ecológica y aportando valor a nuestros desechos sólidos, al mismo tiempo que realizamos una actividad muy gratificante y creativa.

¿Cómo reciclar tarros de vidrio?

Lo primero que debes hacer es pensar en una nueva utilidad para el tarro de vidrio, ya sea un uso práctico o meramente decorativo. Si no se te ocurre ninguna idea para reciclar tarros de vidrio, ¡no desesperes! Internet está plagado de multitud de manualidades caseras originales que te servirán de inspiración a la hora de darle un nuevo uso a aquellos tarros que de otra forma terminarían irremediablemente en el contenedor de reciclaje de vidrio.

En segundo lugar, buscaremos aquellos materiales a nuestro alcance que nos servirán para la transformación del objeto. Como el objetivo consiste en reciclar lo máximo posible, optaremos preferiblemente por materiales que tengamos por casa o podamos encontrar en alguno de nuestros paseos por la playa o la naturaleza. Si necesitásemos algún material a mayores, elegiremos siempre alguna opción respetuosa con el medio ambiente y con la salud.

 

Usos originales para tarros de vidrio

Si lo que queremos es darle un uso práctico a nuestra manualidad, podremos optar por crear objetos útiles para el baño o la cocina. Una buena idea para el baño es reciclar tarros de vidrio para crear un original dispensador de jabón, un frasco para los cepillos de dientes o los bastoncillos para los oídos. Simplemente agujereando la tapa al diámetro adecuado conseguiremos un recipiente vistoso y a la vez operativo.

Reciclar tarros de vidrio en baño

En la cocina los usos se multiplican. Podremos utilizar nuestros tarros de vidrio para el almacenaje de alimentos en crudo o elaborados, como soporte para utensilios de cocina o para sembrar hierbas aromáticas y tenerlas a mano siempre frescas. Ayudándonos de unos tablones de madera, podremos anclar los tarros a la pared y que así no ocupen espacio en la encimera o el estante de la cocina.

Reciclar tarros de vidrio en la cocina

Los tarros de vidrio también tendrán un uso práctico en otras estancias como pueden ser la sala de estar, el comedor o los dormitorios. Organiza tus herramientas para coser con un elegante tarro-costurero con su alfiletero o crea modernas lámparas colgantes de bombilla vista (preferiblemente con emisores de luz eficientes y de bajo consumo). Otra buena idea para añadir puntos de luz a cualquier habitación o terraza es introducir velas en el interior de los tarros de vidrio. De esta forma, crearemos atmósferas íntimas y acogedoras en cualquier espacio.

Otros usos para reciclar tarros de vidrio

Los floreros y lapiceros lucen muy bien con tarros de vidrio transparente. Sin embargo, darles un toque de color con tonalidades pastel, puede ser un acierto si lo que buscamos es darle un aire retro a nuestro hogar. Lo único que necesitaremos es un pincel o brocha, pintura ecológica Chalk Paint y mucha imaginación.

¿Qué es la pintura Chalk Paint?

Bote de pintura chalk paint

La Chalk Paint es una pintura a base de tiza y pigmentos naturales de aspecto empolvado y tacto aterciopelado. Creada por Annie Sloan, se trata de una pintura decorativa respetuosa con el medio ambiente que no contiene plomo, tóxicos, ni compuestos orgánicos volátiles (COV), y además es inodora. La paleta de colores está inspirada en el diseño de los siglos XVIII y XX y contiene principalmente tonos pastel ultramate. Su aplicación es muy sencilla, ya que no requiere de lijado previo o imprimación, por lo que es ideal para neófitos.

Decorar tarros de vidrio con Chalk Paint

Crear objetos decorativos a partir de tarros de vidrio reciclados resulta más gratificante, si cabe, si le añadimos color. Una manualidad perfecta para realizar con niños es pintar lapiceros con Chalk Paint de sus colores favoritos. Estaremos enseñándoles un arte al mismo tiempo que mantienen su cuarto recogido y se divierten.

Lapiceros de tarros con chalk paint

La pintura a la tiza sirve también para decorar floreros y macetas, que podremos personalizar con otros materiales como cuerdas, piedras o arena y motivos como rayas o lunares. El contraste del verde de las plantas con los colores pastel y materiales orgánicos como la cuerda, harán de tu casa un lugar muy chic y con personalidad.

Floreros decorativos con chalk paint

Por último, recordaros que las botellas, frascos y tarros de vidrio son 100% reciclables y se pueden reciclar cientos de veces. Depositando estos envases en el contenedor de reciclaje (sin tapas ni tapones) estaremos evitando la extracción de nuevas materias primas y ahorrando energía, agua y emisiones de CO² a la atmósfera.

 

Fuentes:

www.amarilloverdeyazul.com

www.chalkpaint.com.es

 

Pin It on Pinterest